De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

viernes, 17 de mayo de 2013

Compendio sobre el Amor y la Pasión



Está claro que si hay alguien en este mundo que entienda de pasiones estos son los italianos. Ni es un tópico que siempre comen pasta ni tampoco lo es que sean los más apasionados por lo menos del Mediterráneo,  así que si un italiano me quiere hablar de amor, seré todo oídos. Sin ir más lejos, no hace mucho tiempo un pequeño gran hombre, di Napoli para más señas, me confió un secreto sin el que ahora no podría vivir: la diferencia entre el Amor y la Pasión.


Con aires de showman y sin librarse ni un solo momento de su italianidad, me reveló la historia más cierta jamás contada, eso sí, frente a un spritz de Aperol. Con la intención de ir al grano, y ante la incapacidad de reproducir todos los matices que de esa conversación se derivaron, os haré un resumen:
La pasión es algo que ocurre muy pocas veces en la vida, llega sin previo aviso y no se debe dejar pasar cuando la tenemos en frente. Pese a que seguramente está condenada a terminar pronto porque, como su propio nombre sugiere, es pasajera, siempre valdrá la pena entregarse a ella. En cambio, el amor puede estar presente en cualquier parte y en cualquier momento, por ejemplo ahora - me dijo él,  y se manifiesta de muchos modos: amor hacia tus padres y hermanos, amistades o parejas, por nombrar algunos ejemplos. El amor, y esto ya es una apostilla de mi propia cosecha, es un sentimiento que se desarrolla con el tiempo y del cual nos hacemos conscientes en el instante en que nos damos cuenta que no podemos vivir sin la otra persona.


Pero ahondemos un poco más en la pasión, que una es muy dada al Romanticismo - con mayúsculas porque me refiero al movimiento cultural y no a vomitar purpurina por amor -, y eso del sufrimiento lo llevo en la sangre. Pasión, del latín passĭo, -ōnis, acción de padecer. Partiendo de su primera acepción, la cosa promete. Después hay otros significados que explican muchas cosas: Perturbación o afecto desordenado del ánimo o apetito o afición vehemente a algo. Vehemente y perturbada, esa soy yo, gracias a la RAE me he dado cuenta.

Aún así yo rompo una lanza a favor de la pasión. Una vez la sentí y todavía se me encogen las entrañas cuando lo pienso. De hecho, creo haberla sentido en dos momentos en mi vida, de los cuales guardo congelada en la memoria la instantánea del preciso instante en que el corazón bombeó una dosis ingente de sangre al ver lo que a día de hoy puedo denominar las 2 grandes pasiones de mi vida. Una se convirtió en amor y la otra sigue siendo deseo, aunque aún tengo que decidir si es deseo por tener algo imposible o un amor irracional por el que perdería gustosamente la cabeza.  

1 comentario:

  1. "E' na passione,
    cchiù forte 'e na catena,
    ca mme turmenta ll'anema...
    e nun mme fa campá"
    (Dicitencello vuje, canción napolitana del 1930 )

    Traducción:
    "Es una pasión más fuerte que una cadena que me atormenta el ama y no me deja vivir.." dice un hombre de una mujer por la cual està loco perdido..


    ResponderEliminar