De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

sábado, 7 de enero de 2012

La cuenta BB

Hacía tiempo que no encontraba una excusa para escribir. Si a ello añadimos que Google me hizo una mala pasada desactivando todos mis blogs, cito literalmente, "por haber detectado una actividad sospechosa", la cosa se hace arduo más complicada. Pero aquí me tienen de nuevo, dispuesta a desentrañar todos los misterios de la vida y a compartir con quienes sean que lean mi blog, todas las intimidades camufladas de "a la amiga de una amiga le pasó...".



El caso es que ayer tuve una revelación extraordinaria por parte de una amiga (esto es verídico, ojalá fuera yo). Hablábamos de lo difícil que nos resulta llegar a fin de mes ahora que nos hemos vuelto a independizar pese a ser chicas con estudios superiores, trabajos liberales, etc. Últimamente asocio lo de trabajos liberales a sueldos de mierda... y es que ya no pongo mi ejemplo, que bien nos podría servir para ilustrar el caso que estamos exponiendo, sino el de mi amiga que pese a ser ingeniera sobrevive con un sueldo no muy superior a los 1000€ (vergüenza de país, dicho sea de paso). 

Total, a lo que íbamos, que ella me contaba que es triste ir tan justa a pesar de que cuenta con unos ahorros que no quiere tocar. A lo que yo pregunto, bueno, si vas tan justa ¿por qué no coges dinero de la cuenta de ahorro? A lo que ella me sorprende diciendo: es la cuenta del bebé, llevo años ahorrando porque sé que estoy condenada a ser madre soltera y tener un hijo, sin contar la inseminación artificial, es muy caro: guarderías, vacunas, ropa...

Aún no salgo de mi asombro. Es la mejor revelación que me han hecho jamás. Desde ahora adoro más a mi amiga y pronto haré mi cuenta bebé, aunque en mi caso el niño va a tener que conformarse con poco porque jamás en la vida he podido ahorrar un solo céntimo... ¡Si llego a final de més en números rojos!

1 comentario:

  1. eyy que al otro día a tu fan incondicional, se le olvidó escribirte por aquí. Buenisisisimo el post, para variar.
    besotes
    P/D: y que sepas que mis bebes te llamarán tita Vero;)

    ResponderEliminar