De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

viernes, 15 de julio de 2011

Pasión India

Si contara las veces que me han dicho, desde que dije que me iba de vacaciones a la India, que tenga cuidado, no me vaya a dejar embaucar por un indio de ojos verdes... ¡Por Dior! ¿Qué le ha dado a todo el mundo con los amores exóticos? ¡Cuánto daño ha hecho la Pasión Turca! Si yo me voy al otro lado del mundo a reencontrarme a mí misma y toda mi espiritualidad... no a entregarle a nadie el poder de destruirme (como manipulo las frases según mi conveniencia, nunca añado la coletilla de.. y confiar en que no lo haga).

Y ¿quieren saber cuál es mi respuesta? Que yo soy racista emocional, que me quedo con el producto nacional, que suficientes problemas tengo para entender a los hombres de aquí como para añadir encima barreras culturales entre nosotros. ¿Estamos o no? Y es que yo ya me he rendido... ni los entiendo ni los quiero entender. Así que nada de pasiones indias ni nada que se le parezca. ¡Pasión por mí y por la vida! ¡Toma ya!

Nos vemos a la vuelta. Como dice mi amiga Pil, besitos y carantoñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario