De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

martes, 4 de enero de 2011

2011

El otro día escuchando un tema de Love of Lesbian me di cuenta de que hay algo que ha cambiado en mí. Llevo años pensando que el nuevo año va a ser mejor que el anterior y nunca es así. Pero esta vez sé que éste va a ser mi año, tiene que serlo… no puede ser de otra manera.

Ahora que sé que ya no puedes hacerme daño, ME AMO con todas mis fuerzas. Tengo planes ¿sabes? Y por una vez en mí vida voy a pensar en mí, en hacer que el 2011 sea mi año. Como siempre mi cabeza va más deprisa que el tiempo, tengo más planes que tiempo para hacerlos realidad pero sé que algo ha cambiado en mí desde que tú ya no entras en ellos. En mis sueños tan sólo estoy yo y el mar… Quizás Ibiza, Cádiz… Da igual pero el mar evitó que un día cayera al abismo, fue en él donde empezó mi resurgir y será en él donde me convierta en una persona nueva. Después quizás venga Sur América o lo que sea… No importa el lugar si no el saber que vaya donde vaya, cuando vuelva seré yo de nuevo, un yo al que un día renuncié porque te amaba y un yo al que nunca jamás voy a volver a renunciar por mucho que ame a una persona.