De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Home Sweet Home

Ayer me encantó ver Barcelona desde el avión. Nunca antes había sentido ese cosquilleo en el estómago, el mismo que se siente ante un amor que es correspondido en secreto, al ver mi ciudad desde el aire. Y nunca antes me había parecido tan sumamente bella. Echaba de menos el azul de su cielo y el sol calentándome los mofletes enrojecidos por el frío.

Ayer los abrazos me parecieron más cálidos que nunca, los reencuentros más emocionantes... pero, mi querida Barcelona, me sigue doliendo el estómago cuando estoy contigo; me sigo sintiendo extraña en tu regazo, vulnerable y pequeña, casi diminuta. 
Volveré a Londres, no me guardes rencor por ello, porque quiero perderme con mi anonimato en su caos, crecer y hacerme grande para echarte de menos y saborear la calidez de tu invierno y de tu aire sin olor a curry.

2 comentarios:

  1. Yo tb he sentido eso por mi barna. Me acuerdo cuando volvia de Soria y se me iluminaban los ojillos cuando paseaba por sus rincones. Sin embargo es como un novio, cuando la tienes no la valoras jejeje.
    un beso wendy
    FAN INCONDICIONAL

    ResponderEliminar
  2. Carinyuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!
    Què bé que expliques les emocions!! Jo vaig sentir una tristesa estranya quan vaig deixar Barna també, no sé si la sentiré quan deixi Sydney.. crec que sí!
    Com estàs?? Fa dies que no parlem!
    M'encanta el teu blog princesa, continua escrivint i penja alguna foto de London!!
    Tastimu petita!!
    Petons Gis.

    ResponderEliminar