De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

domingo, 10 de octubre de 2010

Mundo de locos engreídos

En serio, es una pena, tan jóvenes y tan locos.  Con esta sentencia he dejado perpleja a mi madre de buena mañana. Ella no tiene la menor idea de a lo que tiene que enfrentarse una mujer soltera a las puertas de su 27 cumpleaños.

 Los que me conocéis bien os habréis hartado de escuchar una frase muy mía que esta mañana no dejo de repetir: No hay nada que me joda más que me vacile alguien que es subnormal, porque que me vacile un chulo que puede vacilarme, me hace hasta gracia, pero que lo haga un subnormal... El subnormal saca mi yo más sarcástico y toda mi artillería pesada de destrucción nuclear. Es en ese momento cuando podemos decir, sí, soy mala malísima.

Total, pasemos a otro tercio, que el tema trentañero desquiciado ya me aburre. No sé qué me pasa que todo el mundo me ve tan desbordante de energía que hay quien ha empezado a tomar ginseng para estar a mi nivel (¿verdad, queridas Zazu y Serrá?). Creo que no me había reído tanto desde el día anterior en el que Anna habló de almorranas (grrrrrrr) mientras cenábamos. Pues eso, queridos amigos, amigas, lectores, lectoras y allegados: tomen ginseng, que la vida es breve y tenemos que tomar fuerzas porque cada vez somos más los locos que los cuerdos. ¡Esto promete!

2 comentarios:

  1. queremos detalles!!!!!!

    YO TENGO UNA GRAN LISTA DE GILIPOLLAS QUE SE CRUZAN CADA DIA EN MI CAMINO

    sUSUKI Kantaroo

    ResponderEliminar
  2. Querido crítico social. la lista podría ser a estas alturas un poco extensa. no descarto hacer públicos sus nombres, como con los pederastas! así se lo pensarán a la hora de reincidir.. ja ja ja

    ResponderEliminar