De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

jueves, 7 de octubre de 2010

El concepto del bizarrismo

Últimamente vivo en una realidad muy bizarra. Este último concepto se lo debo a mi Annita que me ha sumergido de pleno en un universo onírico que ninguna de las dos somos capaces de resolver y que nos lleva a menudo a sufrir sendos ataques de risa al escuchar palabras como almorrana. ¡Si es que me da hasta asco escribirla! Por dios.. ¿hay alguna palabra más horrenda que esa? Y es que no podía parar de reír... Tan fina ella, tan ideal.. y me suelta eso en plena cena. No sabía que hacer con el trozo de pollo que me había llevado a la boca... si escupirlo o tragármelo, el mismo dilema que tiene el comedor de sushi principiante al que le parece repugnante que seamos capaces de comernos semejante asquerosidad.

Aunque también os digo una cosa, queridos lectores, el bizarrismo tiene su qué. Te ayuda a no tomarte en serio según que paranoias: corazones partíos, gente que va, que viene, que aparece y desaparece y, lo mejor de todo, alguien tan perfecto que parece imposible que pueda existir y, que por lo tanto, seguramente será fruto de un bizarrismo crónico que ya empieza a apoderarse de mis capacidades sensoriales. Es que no hay más, mi vida se rige por una sola ley, la de Murphy, con lo cual si es tan perfecto que no puede existir, seguramente no exista. ¿Qué le vamos a hacer? Luego a la Bombi le hace gracia que diga que he pisado una mierda de dinosaurio (que conste que el chiste no es mío, es de Mireya), pero es verdad.. si es que me huelo la suela con la nariz a años luz del zapato.


PD: No os molestéis en buscar bizarro en el diccionario. No me acaba de convencer el significado que le dan. Prefiero que perdáis el tiempo escuchando esta canción de Vetusta Morla, que tanto me flipa últimamente:

2 comentarios:

  1. Hola visite tu blog http://elfabulosomundodewendy.blogspot.com/ y me resulto muy agradable, tienes información muy interesante, me encantaría que intercambiáramos links con una red de blogs que administro y de esta manera ayudarnos mutuamente a difundir nuestras páginas.
    espero tu gentil respuesta.

    muchos saludos

    Maria Jose
    delpilar1011@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Hago un símil con el comentario de arriba, buen blog.

    http://cristianxmaster.blogspot.com/

    :)

    ResponderEliminar