De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

martes, 12 de octubre de 2010

4 ideas claves para entender las relaciones entre un hombre y una mujer

En estos últimos meses he aprendido cosas muy valiosas que Dios, o quien fuera el creador de esos grandes desconocidos que nos quitan el sueño, o séase, los HOMBRES, se le olvidó incluir en su manual de instrucciones. Dado la profundidad de las reflexiones y el gran hallazgo que éstas han supuesto para mi salud mental, he decidido compartirlas con vosotras, queridas lectoras, con la idea de haceros vuestra existencia sobre la faz de la Tierra mucho más fácil.

Punto número 1 y el más importante: si un hombre no te hace caso no es por hacerse el interesante, sencillamente NO LE GUSTAS. Lo sé, es crudo y perverso decirlo así pero es lo que hay. Nosotras somos las únicas que creemos que son lo suficientemente inteligentes como para decir algo que no quieren decir para dar a entender algo que no es pero que sí que es pero que sólo lo dice para que parezca otra cosa. Imposible. Demasiada complicación, se perderían en la primera subordinada y se quemarían los circuitos internos de su cerebro.

Punto número 2: Si parece que les gustes pero no acabas de verlo claro es porque SIEMPRE hay otra mujer. Ellos tienen muy clara la teoría de que un clavo saca a otro clavo, no pasan ningún periodo de luto o reflexión después de una ruptura, así que si te dicen que no están preparados para otra relación, que están poco receptivos o cualquier cosa de esa índole, MIENTEN: seguramente el problema sea más simple y tenga nombre de mujer. En caso contrario, tendremos que dirijirnos irremediablemente al punto número 1.

Punto número 3: Si les gustas, te llamarán y serán ellos los que te hagan las proposiciones indecentes. Estamos en el siglo XXI pero esto sigue funcionando igual: ellos quieren cortejar y no ser cortejados. Demasiada seguridad en una mujer les echará para atrás provocando una situación de indecisión que haga inevitable que tengamos que hablar de los puntos número 1 y 2. En el caso de que le gustes, pasaremos felizmente al punto número 4 (el último punto de todos - en el fondo son simples y su psicología sentimental se puede resumir en 4 putos puntos que jamás llegaremos a entender porque nosotras, las mujeres, somos tan complejas psicológicamente hablando que nos perdemos en los trazos de la sencillez).

Punto número 4: Si algo tiene que ser, será fácil. Las cosas con los hombres, cuando tienen que ser, fluyen sin ningún tipo de complicación. Así que si te encuentras en una situación sentimental novedosa donde las cosas no fluyen, plantéate la posibilidad de que nos encontremos en un punto número 1 o en un punto número 2. No hay más opciones, así que lo mejor es ser realista y mirarte al espejo y decir: PASA DE MÍ. No pasa nada.

Con este sencillo manual, las cosas tendrían que ser más fáciles, pero, queridas amigas, no lo serán porque nos gusta lo complicado, lo retorcido, lo imposible, lo inalcanzable.


1 comentario:

  1. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes munekitacate@gmail.com

    besos

    Cate

    ResponderEliminar