De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Adeu, Barcelona. Hello, London!

Ahora que ya se lo he dicho a todo el mundo, no me queda otra que irme... ¡ja ja! ¿Os imagináis que ahora me rajo? Sería lo peor, lo menos Wendy e inapropiado del mundo. Y es que he pensado que no se puede vivir indefinidamente de forma provisional. Sí, lo sé, suena un poco contradictorio... pero tiene una explicación muy sencilla: o deshago la maleta o la lleno con ropa de invierno.

Una serie de desdichas encadenadas me han llevado a la situación en la que hoy me encuentro. Pero yo, como buena marketiniana, me he vuelto especialista en convertir las amenazas en oportunidades, y si en el trabajo no me ofrecen nada bueno, me cojo el paro y me voy a Londres.

 Tan fácil como eso... En todo este tiempo he aprendido que las cosas pasan por algo y que si la vida te cierra una puerta, es porque otra mejor se va a abrir. Yo de momento sólo veo puertas cerradas... pero supongo que algún día la vida me empezará a abrir tantas puertas que ni yo misma me lo creeré de la buena suerte que voy a tener. Entonces podré decir que me he limpiado los zapatos de esa gran mierda que un día pisé sin darme cuenta y que llevo años oliendo tras mis pasos.

4 comentarios:

  1. Y yo te seguiré contando mis historias estés donde estés. Aunq eso sí espero qye tu instancia no sea demasiado larga, y cuenta con mi visita.muakk
    Miriam

    ResponderEliminar
  2. cuando se cierra una puerta se abre un ventanal gigante con unas vistas maravillosas y miles de intrigas, emociones y sensaciones nuevas y buenas!!

    suerte wendolyn!

    ResponderEliminar
  3. Hola

    Me llamo Mia soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si estás de acuerdo. Házmelo saber.

    Suerte con tu web!
    mia.rodriguez.soto@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Wiki m'he pixat de riure amb lo de la mierda trepitjada!!
    muaks

    ResponderEliminar