De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

lunes, 12 de julio de 2010

Closed

Hoy me he acordado de esta canción de Mónica Naranjo... "Desátame o apriétame más fuerte... pero no me dejes así".



Me sorprende caer en este tipo de flaquezas a estas alturas, cuando mi cabeza hace meses que ha pasado página mientras que mi corazón, ese maldito disidente que hay dentro de mí, se empeña en aferrarse a algo que nunca existió, a una historia que no es el fiel recuerdo de lo que en realidad sucedió entre nosotros dos. Sé que no me puedes hacer feliz pero me empeño en creer que esto es algo transitorio, un sentimiento congelado a la espera de que algún día los dos nos demos cuenta de lo que hemos perdido y decidamos revivir algo que nunca exisitó.

Yo sólo quiero escuchar de tu voz que esto se ha acabado para desencadenarme de ti. Olvidar y ser olvidada para poder volver a amar, quizás algún día, a alguien como te he amado a ti. Permíteme, pues, que le eche este candado a mi corazón porque con la puerta abierta me duele.



No hay comentarios:

Publicar un comentario