De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Good Morning, Barcelona!

¿Quién dijo lunes? Eso ya se ha acabado. Para mí todos los días son iguales.Cuando trabajas de lunes a domingo, no reparas en ese pequeño detalle que antes llamabas depresión post-weekend y que tan terrible hacía los lunes.

Pero no hay dolor... En mi casa me enseñaron que quién algo quiere, algo le cuesta, y, con la lección aprendida, me levanto todos los días a las 7 de la mañana con las mayores de mis sonrisas. Hoy me he levantado cansada psíquica y mentalmente, con el cuerpo entumecido después de varias jornadas seguidas estando de pie, los ojos aún pegados por el sueño, un ligero brote de alergía por esos malditos ácaros que no me dejan vivir y pensando: Hoy es sólo lunes y hace un bonito día en Barcelona.

Buenos días, Barcelona, te obsequio con una de tus preciosas vistas que me regalaste el otro día.



No hay comentarios:

Publicar un comentario