De profesión crítica sentimental

Me llamo Wendy, tengo 29 años y llevo 1.112 días soltera. 1.112 días que empiezan a ser fuente de controversia familiar y de inspiración a toda una serie de casamenteros psicópatas que, además de querer poner remedio a mi situación, intentan reconfortar mi consabida pena -consabida por ellos porque desde luego que yo no siento pena ninguna -con frases tan lamentables como “cuando menos te lo esperes, llegará el hombre de tu vida”. A todo esto, el muy señor mío debe haberse perdido por el camino, por lo que he pensado que era mejor entretenerme con alguno de sus congéneres con el fin de estudiar, y recalco aquí la intención sociológica del experimento, una especie que se presenta ante nosotros con la simplicidad más absoluta cuando en realidad esconden tras de sí la mente más retorcida e insana nunca antes vista.

martes, 17 de noviembre de 2009

Fe de erratas

Dicen que rectificar es de sabios y nunca he temido reconocer haber errado en algo. Pero esta fe de erratas no es para subsanar un simple error, sinó  para rendirme ante la evidencia de haber herido a una persona a la que quiero mucho.Y es que si, ya de por sí, es doloroso hacer daño a alguien al que quieres, más doloroso es aún  hacerlo sin querer y, más todavía, es no tener siquiera la oportunidad de pedir perdón.

Saber que t'havia fet mal ha estat un dels pitjors moments de la meva vida, per això, i encara que el mal ja estigui fet, he decidit fer això:



No vull mirar-me el canyell i que una estrella igual que la teva em recordi cada dia que he remogut uns sentiments que t'han fet reviure coses tristes. No puc canviar el que vas sentir quan vas veure el post, però si desitjar que  aviat puguis deixar tot plegat enrera...


T'estimo.



1 comentario: